jueves, 17 de mayo de 2018

Las lágrimas de Shiva #Reseña


Las lágrimas de Shiva
César Mallorquí
Ed: Edebé
Páginas: 237



En cierta ocasión, hace ya mucho tiempo, vi un fantasma. Sí, un espectro, una aparición, un espíritu; lo puedes llamar como quieras, el caso es que lo vi. 
Ocurrió el mismo año en que el hombre llegó a la Luna y, aunque hubo momentos en los que pasé mucho miedo, esta historia no es lo que suele llamarse una novela de terror. 
Todo comenzó con un enigma: el misterio de un objeto muy valioso que estuvo perdido durante siete décadas. Las Lágrimas de Shiva, así se llamaba ese objeto extraviado. A su alrededor tuvieron lugar venganzas cruzadas, y amores prohibidos, y extrañas desapariciones. 
Hubo un fantasma, sí, y un viejo secreto oculto en las sombras, pero también hubo mucho más. 

Conocí por primera vez Las lágrimas de Shiva a mis 17 años, no fue una de mis primeras opciones en literatura, y lo deje apartado durante mucho tiempo, pero no tardo en cautivarme a pocos minutos de empezar la lectura. 

César Mallorquí nos sitúa en la España de 1969 acompañados de Javier, un adolescente de 15 años que debido a la enfermedad de su padre se irá a pasar el verano con sus Tíos a Villa Candelaria. Sin embargo, su estancia no será del todo apacible, los entresijos de un misterio familiar, y las frecuentes apariciones de un espectro serán los que lleven a Javier por un mar lleno de nuevas experiencias que protagonizaran sus cuatro primas, Rosa, Margarita, Violeta y Azucena. 

Los personajes de Mallorquí son simples pero entrañables, personalmente, el que más me robó el corazón fue el de Azucena, una niña que sin decir palabra alguna expresaba más que cualquier otra persona. Su personaje representa la inocencia y la belleza de lo puro y lo imperturbable, algo que con el paso del tiempo tiende a disiparse progresivamente. El cariño que se le procesa a este personaje no deja de lado al resto del reparto, pero si se identifica como uno de los más carismáticos del relato. 

Si te gustan las historias de misterio con una pizca de amor prohibido, y el uso de expresiones sencillas y agradables, ideales para tu primer contacto con el mundo de la literatura, entonces este es tu libro. Puede que Las lágrimas de Shiva no tenga un gran inicio, pero su secreto te tendrá cautivo/a hasta un inesperado desenlace que seguro te dejará con un buen sabor de boca. Y dime ¿Quieres resolver el misterio de Villa Candelaria?

M.E Calatayud

jueves, 10 de mayo de 2018

Memorias de un amigo imaginario #reseña


Memorias de un amigo imaginario
Matthew Dicks
Ed: Nube de tinta
 Páginas: 428



Querido lector: 

La novela que tienes en tus manos es especial, como Max. 

La novela que tienes en tus manos es única, como Max. 

La novela que tienes en tus manos es valiente, como Max. 

Max sólo tiene ocho años y no es como los demás niños.
Él vive para adentro y cuanto menos le molesten, mucho mejor. No le gustan los cambios, las sorpresas, los ruidos, que lo toquen ni que le hagan hablar por hablar. Si alguien le preguntara cuándo es más feliz, seguro que diría que jugando con sus legos y planeando batallas entre ejércitos enemigos. Max no tiene amigos, porque nadie lo entiende y todos, hasta los profesores y sus propios padres, quieren que sea de otra manera. Sólo me tiene a mí, que soy su amigo desde hace cinco años. Ahora sé que Max corre un gran peligro y sólo yo lo puedo ayudar. El problema es que Max es el único que puede verme y oírme. Tengo mucho miedo por él, y sobre todo por mí. Los padres de Max dicen que soy un "amigo imaginario". Espero que a estas alturas tengas claro que no soy imaginario. 

Hasta hace unos meses no sabía de la existencia de este libro, pero al ver una recomendación en booktube no pude parar hasta hacerme con él, y aunque la sinopsis me atraía mucho, tenía dudas sobre si iba a ser una lectura demasiado infantil. Era muy posible que esta novela y yo nos tuviéramos que haber encontrado mucho antes: las expectativas eran una cima demasiado alta y la desilusión, un suelo muy árido con una caída más que dolorosa. 

¿Me creéis si os digo que estas dudas se disiparon al leer las cuatro primeras páginas? 

No me arrepiento ni por un instante de haber hecho esta lectura, y menos aun de haber comprado el libro, el cual está lleno de post-its a los que estoy segura que voy a recurrir en más de una ocasión. 

Matthew Dicks consigue, mediante una narrativa sencilla y delicada, que el lector se introduzca de lleno tanto en el mundo de Max como en el de los amigos imaginarios, empatice con ellos y les coja un cariño especial. 

Los universos están muy bienconstruidos y entrelazados entre sí, al igual que la trama, lo que permiteal lector avanzar a través de ellas sin cuestionar ninguna de las leyes naturales que plantea el autor. 

Dicho esto, si tuviera que destacar una cosa de esta novela, sería sin lugar a dudasla inocencia y la entrañabilidad con la que está escrita de principio a fin, como si fuera un niño el que la contara. 

Solo me queda añadir que para mí, este es uno de esos libros que cada vez que se lee,se descubre una enseñanza nueva, y que puede ser leído tanto por niños como por adultos, ya que ambos van a disfrutarlo por igual aunque la lectura que hagan de él sea completamente diferente. 

Por último, hay algunas frases que me han marcado y que me encantaría compartir con vosotros, para que disipéis cualquier posible duda que os quede sobre si leer el libro o no. 

“Estoy atado a Max de la misma manera que un astronauta está atado a la nave espacial con tubos y cables. Si la nave espacial estalla y el astronauta muere, no quiere decir que sea imaginario. Solo que ha sido desconectado de la máquina que le hacía vivir.” 

“No –respondo–. Solo quiere decir que pertenecemos a una realidad distinta. Una realidad que los mayores no entienden, por eso dicen que somos imaginarios.”

“Se quedan sentados en silencio. Quizá sientan tanto dolor por dentro que la única forma de expresarlo sea no decir nada.” 

Contadme, ¿lo habéis leído?, ¿qué os ha parecido?, y si no ¿os apetece adentraros en el mundo de Max y Budo? 

Nos leemos en la siguiente entrada. 😊

Marta González 

miércoles, 9 de mayo de 2018

¿Quiénes somos?

Cristina Rodríguez 
Por que la vida son dos días y uno está lloviendo, hace ya algún tiempo que decidí que hay que disfrutar de los momentos de los que disponemos y compartir lo que nos gusta con las personas que nos quieren. Y de este pensamiento nació “Saving Memories”. 
Con el paso del tiempo, este espacio ha quedado reducido al mundo literario que es sencillamente mi mayor pasión.
Periodista y comunicadora de vocación, me gano la vida trabajando de algo que no tiene nada que ver con eso... como suele pasar en la mayoría de casos.
Escritora en proceso de creación de mi primer bebé literario, del que espero poder empezar a presumir en breve.
Cinéfila y seriéfila a más no poder y con una pasión especial por hornear pasteles.
Viajera con mayores intenciones que presupuesto. Amiga de mis amigos, enamorada y feliz, ¿Qué más se puede pedir?
Espero que disfrutéis de este espacio tanto como pienso disfrutarlo yo!


Marta González
Las malas (y buenas) lenguas dicen que me llamo Marta, que soy de la terreta y que cumplo dentro de poco veintitrés veranos, pero aún no.😊
Soy otra de las tantas trabajadorassociales que hay repartidas por el mundo, aunque yo, como aquel que dice, estoy recién salida del nido y me he enfrascado en un Máster que está ya tocando su fin (menos mal).
Cuando puedo escribo, dibujo y leo.
Y cuando no, también, para que nos vamos a engañar.
La novela fantástica y distópica son reinas y accionistas mayoritarias de mi estantería, aunque alrededor de ellas rondan libros de todos los tipos y géneros inventados. Ya lo iréis descubriendo a medida que vayáis viendo los libros que reseño.
¡Nos leemos!

M.E Calatayud
Buenos días lectores/as! mi nombre es Mª Ester Calatayud, tengo 21 años y actualmente me encuentro en la recta final de mi carrera, que es trabajo social. Pero no os dejéis engañar, pronto volveré a la carga en diseño de arte gráfico, uno de mis mayores sueños, con el que espero remontar la tirada.
Desde que nací, recuerdo que la lectura no era una de las cosas que más me apasionaba en la vida, pero fue a raíz de un libro, ese libro que nos cambia la vida, cuándo mi punto de vista cambio por completo. Mis géneros favoritos son los thrillers (para pasar algo de miedo), fantasía (porque no se vivir sin ella) y misterio (porque ¿Qué sería de la vida sin él? Un aburrimiento, os lo aseguro), pero no le hago un feo a un buen libro. 
Siento una debilidad imperiosa por los clásicos literarios, tal vez sea porque mi libro favorito es “El retrato de Dorian Gray” de Oscar Wilde. Amo el arte en todos sus ámbitos y contextos, de hecho dibujo, y soy una de esas personas que como muchas otras, ya no sabe dónde guardar los libros. Espero que disfrutéis del blog y compartáis vuestras opiniones sin ningún reparo. 
¡Nos vemos pronto!

Sylvia García
Jurista de profesión y de corazón. He vivido desde que tengo uso de razón pegada a un buen libro y la literatura ha sido sin duda mi mejor legado personal. Adoro viajar, porqué es otra forma de ver mundo, más allá de las historias de un libro, y lo hago siempre que puedo, convirtiendo así mis dos aficiones en el binomio perfecto. Me gusta decir y escribir todo lo que pienso, y lo hago a menudo en reflexiones que comparto y que me ayudan a quedarme con lo mejor de mi día. Creo que leer es vivir dos veces, pero ser conscientes de lo que leemos y vivimos y quedarnos con lo positivo de ello, es sin la clave para albergar la felicidad. 
¡Nos vemos y leemos por aquí!

jueves, 15 de marzo de 2018

Tokio Blues #Reseña

Tokio Blues
Haruki Murakami
Ed: Tusquets
Páginas:

Leí Tokio Blues hace exactamente diez años, acababa de llegar a Barcelona y entre las nuevas tecnologías que cada día eran más fáciles de usar y las grandes o pequeñas librerías (pero librerías al fin y al cabo) mi lista de libros por leer se multiplicó y ha día de hoy no deja de crecer exponencialmente, pero ese es otro tema. Lo que nos interesa es que descubrí a un autor japones de nombre y apellido pegadizo y que me descubrió una forma de narrar que yo no había descubierto hasta ese momento, pero vamos a empezar por el principio y os dejo la sinopsis:

Una historia de amor triangular que se convierte en el relato de una educación sentimental pero también de las pérdidas que implica toda maduración .
Toru Watanabe, un ejecutivo de 37 años, escucha casualmente mientras aterriza en un aeropuerto europeo una vieja canción de los Beatles, y la música le hace retroceder a su juventud, al turbulento Tokio de finales de los sesenta. Toru recuerda, con una mezcla de melancolía y desasosiego, a la inestable y misteriosa Naoko, la novia de su mejor –y único– amigo de la adolescencia, Kizuki. El suicidio de éste les distancia durante un año hasta que se reencuentran en la universidad. Inician allí una relación íntima; sin embargo, la frágil salud mental de Naoko se resiente y la internan en un centro de reposo. Al poco, Toru se enamora de Midori, una joven activa y resuelta. Indeciso, sumido en dudas y temores, experimenta el deslumbramiento y el desengaño allá donde todo parece cobrar sentido: el sexo, el amor y la muerte. La situación, para él, para los tres, se ha vuelto insostenible; ninguno parece capaz de alcanzar el delicado equilibrio entre las esperanzas juveniles y la necesidad de encontrar un lugar en el mundo.
Con un fino sentido del humor, Murakami ha escrito el conmovedor relato de una educación sentimental, pero también de las pérdidas que implica toda maduración. Tokio blues supuso el reconocimiento definitivo del autor en su país, donde se convirtió en un best seller.
Si habéis leído Tokio Blues sabréis que esta sinopsis es muy llamativa, pero tiene poco que ver con la realidad que se oculta entre las páginas.
Si en algo tiene razón es que una historia de perdidas, pero no necesariamente de las perdidas que implican toda maduración. No es necesario sufrir perdidas afectivas para madurar, más bien esta historia va de cómo esas perdidas afectan a una serie de personas.
La historia de Murakami nos mete en el mundo de varios personajes durante un periodo de tiempo no demasiado largo y exploramos con ellos diferentes sentimientos. Es una novela intimista y de cercanía.
El protagonista Watanabe tiene una personalidad atrayente e intimista, el autor nos pone en un punto de vista en el que podemos conocerlo, conocemos sus dudas, sus anhelos y lo que significan para él las situaciones a las que se enfrenta.
Watanabe deberá afrontar a su edad, la perdida del mejor amigo, un amor complicado y otra serie de circunstancias que lo harán formase como persona, y es por eso que un recuerdo lo lleva de nuevo a esos momentos en los que su vida cambió. Por que al fin y al cabo esos son años de cambios, de posicionarnos en cómo será nuestra vida.

En cuanto a los personajes femeninos, Murakami juega a dos bandas, las dos caras de la moneda que Watanabe debe lanzar al aire.

Por una parte tenemos al personaje de Naoko, que representa lo inalcanzable en todos los sentidos, un ser etéreo y dolido, maltratado por las circunstanciarías que requiere de protección.
Y por la otra parte, tenemos a Midori, que representa todo lo contrario, a pesar de tener una vida complicada es abierta, extrovertida y sabe valerse por sí misma.

Este juego de personajes nos lleva a unas situaciones realistas y como he dicho hace un momento intimistas, ya que el autor nos deja acercarnos mucho a ellos y a sus sentimientos.

Murakami es uno de los grandes en cuestión de novela contemporánea y además japonesa... que aún implica más sentimiento y fragilidad a la hora de escribir. Si no lo habéis leído ya sabéis y si lo habéis leído dejadme un comentario!


viernes, 9 de marzo de 2018

Lo que sucedió cuando me rompiste el corazón #Reseña

Lo que sucedió cuando me rompiste el corazón
Rocío Carmona
Ed.- Duomo
Páginas: 304

Esta es mi segunda colaboración con una editorial y la verdad no sé si en algún momento me arrepentiré de estas palabras, pero por ahora estoy encantada, he leído dos libros muy bonitos y que de otra manera no hubiera leído. Lo que sucedió cuando me rompiste el corazón me ha durado menos de una semana, la editorial me lo ofreció en ebook, por lo tanto me lo puse en el teléfono y he ido de un lado para otro leyéndolo y tengo que decir que me he sorprendido al buscar y averiguar que tenía trescientas páginas, porque se me ha hecho mucho más cortito.

Mia acaba de romper con Álex y se enfrenta al verano barcelonés con el corazón roto. Una situación a la que se suma la pérdida de su empleo, lo que la sumerge en una gran tristeza. Poco a poco, Mia emprende un viaje que le permite descubrir un mundo nuevo ante ella. Durante la travesía, se adentra en su propia soledad para vivir la apasionante aventura de descubrirse, atravesar el dolor y mirarse con valentía. Mientras recorre distintos estados emocionales, vive momentos mágicos con personas entrañables y divertidas, personajes muy reales con algo en común: un corazón roto que sin embargo, mantiene el deseo de soñar en lo que puede suceder después.
Cuando recibí  este libro y tras leer la sinopsis me esperaba la típica novela de chick-lit, a lo Diario de Briget Jones, una joven despechada que trata de recuperarse enamorándose de otro hombre que de pronto resulta ser el hombre perfecto. He leído varios libros así y tienen su gracia, pero no son lo real, no son lo que pasa cuando realmente te rompen el corazón, cuando una parte de ti ha sido parte de otra persona durante un tiempo determinado y de pronto te falta esa parte y tú único pensamiento es ¿Cuándo deja de doler?
Esta es la historia que nos plantea Rocío a través de Mía. La historia real, la que todos hemos sufrido alguna vez, la que vemos sufrir cada día a algún amigo o conocido y Mía parece precisamente esa amiga. Leer este libro ha sido como mirar por un agujerito a esa amiga a la que le han roto el corazón. 

El personaje de Mía me ha gustado mucho, al principio me parecía simplón, no hacía chistes y era un poco injusta consigo misma, echándose la culpa de la ruptura, pero conforme la vas conociendo te das cuenta de que no hay caretas, que no trata de ser graciosa, trata de ser feliz y de sobrevivir. 
Me he llegado a sentir identificada con ella en algunos momentos y la verdad es que llegas a alegrarte por ella al final de libro, como te alegrarías por una amiga a la que conoces.
El personaje de Miguel compensa bastante bien el peso de la narración, es el diablillo en el hombro que trata de animar a Mía y de sacarla del agujero negro en el que está metida, total y desinteresadamente como cualquier amigo haría. El resto de personajes son bastante secundarios y puntuales, la protagonista de esta historia es Mía y no necesita más relleno.

Sobre la trama, me ha gustado cómo la autora lo ha desarrollado todo. Mía debe salir de su pozo ella sola, dándose cuenta de que ella no tiene la culpa, que no ha sido porque la otra es más guapa, más simpática y más famosa, que ha sido porque Álex es un capullo y no se la merece. Me ha gustado mucho también que la autora no se ha apoyado en otro amor para salir del primero, que ha sido Mía la que hecho todo el trabajo "sucio" de recuperación. Por que amigos míos, es la única forma de salir. Lo de un clavo saca a otro clavo no funciona y cómo bien dice una cita del texto: 

Te quise mucho, Álex. Te quise más que a mí misma, y ese fue  mi mayor error. No podemos dar a los demás lo que no nos damos  a nosotros

Esta es la gran moraleja de esta historia sencilla y sin adornos, sin necesidad de historias alocadas ni cómicas, sencillamente una chica con el corazón roto que trata de superarlo con todo lo que tiene a su alrededor y hay días buenos, días no tan buenos y días malos.
Me ha gustado también el estilo, sencillo, nada recargado sin abusar del sentimentalismo, usando las palabras justas y precisas. 
Que esté ambientada en mi bonita Barcelona también ha ayudado y aunque no es demasiado descriptiva con la ciudad si que sitúa a la protagonista en varios puntos y eso me gusta.
Por lo tanto os la recomiendo mucho porque deja una sensación muy bonita cuando lo terminas. 

miércoles, 28 de febrero de 2018

Tiempo de albaricoques #Reseña

Tiempo de albaricoques
Beate Teresa Hanika
Ed.- Suma de letras
Páginas: 297

Esta novela es mi primera colaboración con una editorial y la verdad no puedo estar más contenta. Escogí el libro porque estaba ambientado en la segunda guerra mundial, una de mis épocas favoritas para leer sobre ella y tengo que decir que hacía mucho tiempo que no leía un libro tan bonito. De hecho creo que acaba de colarse en mi top 5 de favoritos, aunque ahora son un top 6.

Elisabetta ha vivido siempre en el hogar de su niñez y desde entonces todos los veranos prepara mermelada con los albaricoques del árbol de su jardín. Conserva un tarro de cada año, igual que conserva vivos los recuerdos de su familia, de su pequeña tortuga y del día en que todo cambió cuando sus padres y hermanas fueron deportados por las SS.
Cuando la joven y reservada bailarina Pola llega para vivir en la habitación que alquila la anciana, ambas mujeres descubrirán juntas que solo resolviendo los conflictos que las atormentan podrán por fin hacer las paces con el pasado.

El principio de este libro me confundió un poco ya que me costó situarme en la historia. La estructura se divide en capítulos, alternativamente nos encontramos uno narrado en primera persona por una anciana Elisabetta Saphiro y el otro en tercera persona que nos cuenta la amistad y algo más de dos niñas Pola y Rahel. La historia va avanzando alternativamente y mientras la historia de las jóvenes avanza hacía adelante la de Elisabetta da saltos en el tiempo, entre el presente y su pasado, narrando su infancia, junto a sus hermanas y su tortuga Hitler, bajo la sombra de un gran árbol que da albaricoques y que ella usa para hacer mermelada cada año.

Podríamos decir que esta novela está dentro del realismo mágico ya que mezcla la realidad de la vida cotidiana de Elisabetta con la presencia de las hermanas de esta, logrando un clima muy delicado. La historia está escrita con una narración casi poética, las frases tienen un ritmo y una cadencia que envuelve, quizás es eso lo que hace continuar los primeros capítulos en los que no se entiende nada y que deja paso después a una historia tremendamente dura, pero contada con ternura, sin caer en el sentimentalismo y con el perdón como gran aliado de la autora para que la historia tenga sentido.

Los personajes se cuentan con los dedos de una mano, Elisabetta es el centro de toda la historia y ella nos va narrando su vida dando saltos hacía adelante y hacía atrás, siempre con el eje de su preparación de mermelada como guía. Nos cuenta su infancia con sus hermanas, su amor y su dolor. No puedo hablar mucho de ella porque no quiero desvelar ningún detalle, ya que vale mucho la pena adentrarse en esta historia a ciegas y dejarte llevar por ella.
Por otro lado la historia de Pola y Rahel, si que me ha pillado totalmente desprevenida, no esperaba una relación sentimental y ellas al igual que Romeo y Julieta pertenecen a dos familias enfrentadas, aunque en este caso más que dos familias son dos razas, la judía y la alemana. No deben, pero se quieren sin saber que no está mal quererse.

Si se sabe leer entre líneas es fácil prever el final hacía mitad del libro, pero no por ello la historia pierde fuerza, al contrario se saborean más los momentos sabiendo que el final está cerca y cómo va a terminar todo. Esta es una historia triste, muy triste, pero contada con una armonía preciosa, con una ternura, una familiaridad abrumadora y con mucho tacto. 
Os dejo un párrafo para que veáis la forma de escribir de la autora:
Por la puerta del jardín entró la noche, entraron los susurros del árbol y los ruidos de la casa de los Schelegel. Puse la mano en la nuca de la muchacha y sentí como se relajaban sus músculos, cómo su tristeza  se destilaba y empapaba  mi mantel. Me hizo bien sentirlo, y consigo arrastró incluso parte de mi propia tristeza, aunque arrastrarla no era lo mismo que curarla, y pensé que en mi mantel quizás no habría sitio para toda nuestra pena.

Sin duda esta novela ha sido todo un descubrimiento y os la recomiendo, tanto si os gusta esta época como si no, tanto si os gustan las novelas tristes como si no, porque es de esas historias que se quedan contigo durante días.



viernes, 23 de febrero de 2018

Hasta que te enamores de mi #Reseña

Hasta que te enamores de mi
Beta Julieta
Ed.- Independiente
Páginas: 317
Comprar en Amazón aquí

Segunda novela de este mes de autores independientes, me hubiera gustado que hubiera más, pero no me ha dado tiempo a leer más, mi ritmo de lectura se ha reducido desde que hago los servicios editoriales y he vuelto a escribir, pero eso no es lo importante en este caso, habrá más meses de autores indies, espero que abril o mayo sean el siguiente. Pero vamos a hablar de Hasta que te enamores de mi, he seguido la evolución de esta historia desde antes de su publicación y puedo matizar eso del trabajo que lleva sacar un libro adelante por uno mismo, pero también que las satisfacciones son máximas, esta misma semana Beta Julieta presentaba su novela y fue muy feliz. Os dejo su instagram aquí, también tiene un blog en el que habla del proceso de creación de la novela al que vale la pena echarle un ojo.


La joven ejecutiva Evelyne Taylor lo tiene todo: un buen puesto de trabajo con expectativas de ascender, un padre al que adora y unos amigos con los que puede contar. Lo único que le falta es una pareja con la que compartir su felicidad. O no.
¿Para qué comprometerse con un hombre si lo que buscan la mayoría es una noche de sexo salvaje y apasionado?
Desde hace un tiempo ha decidido que no les necesita más que para eso: se trata solo de sexo. Ni más. Ni menos. Hasta que conoce a Mark, que se empeña en conquistarla y mantener una relación más allá de lo carnal.
¿Podrán controlar la irresistible atracción sexual que surge entre ellos? ¿Conseguirán derribar sus propias barreras para llegar a un acuerdo que satisfaga a los dos?
La guerra entre los sentimientos y la lujuria no ha hecho más que comenzar...


Lo primero que llama la atención de esta novela es el cambio de roles, Mark quiere enamorarse y Evelyne una noche de diversión, este juego está muy bien llevado y está justificado en todo momento, los personajes están muy bien dibujado. Evelyne en el fondo es todo inseguridad y eso es lo que Mark deberá trabajar si quiere que se enamore de él y ya os digo que el chico tiene una paciencia de santo.

La estructura está muy compensada, no decae en ningún momento y tampoco aburre, es muy muy fácil de leer y engancha desde la primera página con una presentación directa de los personajes entrando de lleno en el argumento. Los giros argumentales son los precisos y en los momentos adecuados para que la historia fluya sin descender el ritmo.
Los diálogos que ya decía yo que eran lo más complicado de una novela, están muy bien conseguidos y realmente agilizan la lectura.
No es una historia romántica al uso, no es ñona, ni cursi, aunque la relación de los protagonistas es el principal punto fuerte de esta historia. También debo decir que yo no soy mucho de novela romántica sin más, y esta me ha entretenido mucho. Es una mezcla de chick-lit y romántica, además ambientada en Nueva York...y a mi me encanta Nueva York.

Por otro lado es una historia bastante coral, y hay un personaje que a mi me ha encantado, Victoria, es la mejor amiga de Evelyne y el punto con chispa de la historia, sus ocurrencias son tremendas y ella misma es tremenda, tiene unas salidas que hacen soltar alguna que otra risa.
El resto de personajes compensan bastante la historia y aligeran la trama. Todos están muy bien construidos, los que te deben caer mal, te caen fatal y los que te deben gustar, te gustan.

Aviso también que es una primera parte, y que la segunda está en el horno, por lo tanto algunos hilos quedan abiertos y te dejan con la intriga. Estoy deseando saber como sigue la historia para Evelyne y Mark.

Debo decir que he leído novelas publicadas por editorial este año que me han gustado menos que esta, con lo cual os la recomiendo muchísimo!