miércoles, 6 de julio de 2016

El ocho #Reseña

El ocho
Katherine Neville
Editorial: De Bolsillo
Páginas: 654

Este es el año de las relecturas, próximamente os escribiré una reseña de La piel del tambor de Arturo Pérez-Reverte, pero hoy os traigo la relectura de un libro que leí hace más de diez años, que se dice pronto y me hace darme cuenta de que ya empiezo a hacerme mayor. Desde que leí El ocho ha llovido mucho y también muchos libros han caído en mis manos por lo que el recuerdo que tuve de la novela en un primer momento puede ser ligeramente mejor que la lectura actual.
Como datos curiosos, me gustaría comentar que El ocho se publicó en 1988 llegando a ser uno de los libros más leídos en el mundo y que en el se dan cita personajes tan importantes de la historia como Carlomagno, Napoleón Bonaparte, Catalina la Grande, Marat o Robespiere.

Debo decir que el hecho de recordar el final del libro con bastante claridad hace que el factor sorpresa quede totalmente fuera de juego, pero también debo reconocer que me sirvió para fijarme en los detalles que la autora va dejando caer desde el principio. Debo reconocer también, que recordaba el final, pero que la lectura ha sido tan entretenida como la primera por que no recordaba la gran mayoría de los hechos, algo obvio en un libro de esta envergadura. 

El ocho narra la historia del ajedrez de Montglane, un juego místico que perteneció al mismísimo Carlomagno y que según cuenta la leyenda es muy peligroso, por ello son muchos los que desde el principio quieren adueñarse del juego y también muchos los que quieren proteger su secreto. En estos dos bandos se desarrolla la historia de la novela que a su vez también se desarrolla en dos tiempos. Durante una parte de la novela seguimos los pasos de Mirelle de Rémy en el año 1790 y por otro seguimos los pasos de Catherine Vellis en el año 1972. Ambas se introducen sin quererlo y sin remedio en un juego de estrategia donde el equipo blanco juega contra el negro en una partida a vida o muerte en el que solo una reina puede quedar en pie. Durante toda la partida ambas protagonistas nos hacen viajar por gran parte del mundo y conocer a un gran número de personajes históricos reales. 

Creo que algo que siempre me asombró de esta novela es la capacidad de la autora de mezclar realidad con ficción en las páginas. En los capítulos que narran la historia de Mirelle no solo conocemos a gran número de personajes históricos, si no que la autora logra que participen en la historia hasta tal punto que si al terminar el libro buscamos en la enciclopedia (en esta relectura me ayudé de la wikipedia, en la primera realmente busqué en enciclopedias) la gran mayoría de los hechos concuerdan. Especialmente me gustó el desarrollo de la muerte de Marat o la meticulosidad con que se narran los hechos ocurridos en París el 2 de septiembre de 1792 en los que se ve envuelta la protagonista y narrados en el capítulo llamado Sacrificios. Sin duda la documentación histórica, en especial la parte de la Revolución francesa, es extraordinaria.
Otro gran acierto de la trama es la creación de los personajes, tanto los más actuales como los pasados, todos ellos tienen una historia que los hace bastante reales y unos acontecimientos que hacen que nos identifiquemos con ellos y sus decisiones.

Sin embargo, mi mente me ha jugado una mala pasada, por que tenía recuerdos en los que la historia de Solaris era más importante e incluso recordaba con mucho cariño la implicación de Carioca en la trama, ambas partes me han resultado un poco menos apasionantes que la primera vez. Aunque sin duda debo reconocer que la relectura ha sido muy entretenida. 
Sé que El ocho tiene admiradores y detractores, sé que es un best seller del estilo Dan Bronw, de lectura fácil que muchos pueden calificar de simplona, pero en mi caso creo que la complicada trama, los diálogos afilados de Cat, las partes cómicas protagonizadas por Lili, toda la ambientación y trabajo de documentación que esta novela lleva a sus espaldas hace que valga mucho la pena disfrutarla en un caluroso día de verano como los que estamos disfrutando ahora mismo.

Por lo tanto si alguien no la ha leído aún, se la recomiendo sin duda. !Qué comience la partida¡










sábado, 2 de julio de 2016

El club de los viernes #Reseña



El club de los viernes
Kate Jacobs
Editorial: Maeva
Páginas: 424

El club de los viernes es de esos libros que compras por que sabes que va a ser especial y que dejas en la estantería hasta que llega el momento adecuado. No es un libro apasionante, ni con grandes acontecimientos. Es un libro de esos que cuando empiezas a leer tienes la sensación de estar espiando por agujerito a sus protagonistas, entrando en sus vidas y conociéndolas un poco mejor. Pero sobre todo y lo más importante, es que es un libro de mujeres. De mujeres fuertes y luchadoras, irritantes y especiales, con sueños y con desgracias y tengo que confesarlo, a mi me encantan los libros de mujeres.

La historia se desarrolla en la tienda de lanas Walker e hija. Georgia Walker es una mujer fuerte, madre soltera desde hace trece años ha criado a su pequeña Dakota de la mejor forma posible, sacando su negocio a delante y luchando cada día. En su esfuerzo debe de hacer frente a un negocio que le encanta y en el que casi sin quererlo se ha formado un club de punto, El club de los viernes, donde varias mujeres, cada una con su vida y sus anécdotas van tejiendo esta historia de amistad, de fortaleza y de realidad, por que si algo tiene este libro, es realidad.

Kate Jacobs hace una labor increíble con su narración sencilla a la vez que envolvente. Desde mi punto de vista es muy difícil crear una novela tan coral con personajes tan dispares y ser capaz de tirar de ella para adelante manteniendo al lector enganchado, con ganas de querer saber más, sin que en realidad pase nada realmente trascendente. Es precisamente eso lo que engancha, que como he dicho antes, el lector tiene la sensación de llegar a conocer a esas mujeres, de sentir y entender a cada uno de los personajes. Jacobs es capaz de darle una personalidad distinta a cada una de ellas, definida y con matices que las hace diferentes al resto de ellas.

Son mujeres con sus propias vidas, vidas en las que nos colamos durante un lapso de tiempo. Vivimos junto a Georgia y Dakota la vuelta de James. Con Anita vivimos un amor maduro y con miedos. Con Lucie una maternidad deseada. Con Darwin mil miedos ante la vida y las consecuencias de las decisiones que tomamos y finalmente con Cat, bueno Cat, es una caja de sorpresas constante que pone la nota histriónica de la historia. Todas hacen cambios en sus vidas, todas dan un paso más hacia la felicidad y finalmente cuando todo parece que va con buen ritmo, la vida da uno de sus giros y la historia se vuelve más real aún.

Si algo me ha gustado de esta novela es que es un reflejo claro de la vida, nos pasamos años luchando por lo que queremos, por lo que necesitamos o creemos que necesitamos y en el momento en que todo parece que está en calma la vida te da un bofetón en la cara y te das cuenta de que ella tenía para ti otros planes. Eso es El club de los viernes, una historia leve, sencilla, de sueños y aspiraciones, de amistad sobre todas la cosas y de los giros del destino que la vida nos tiene deparados.

Lo recomiendo sin duda alguna y os animo a conocer a estas mujeres, por que quien sabe, quizás en algún momento cualquiera de nosotras puede ser una de ellas.

Pd.- Kate Jacobs publicó dos partes más de esta novela. Aun no tengo decidido si quiero leerlas, pero como me pasó con el primero posiblemente los compre y los deje en la estantería a la espera de que llegue su momento.