viernes, 2 de diciembre de 2016

El enredo de la bolsa y la vida #Reseña

El enredo de la bolsa y la vida
Eduardo Mendoza
Editorial: Seix Barral
Páginas: 272
(Reseña escrita en 2012)
Vuelve el Mendoza más puro con esta historia de enredos y risa fácil y es que como el mismo autor ha confesado, él escribe lo que vende y sin duda este loco detective vende mucho.
Gracias a la estrategia de sacar a la venta el libro trece días antes de Sant Jordi (10 de abril 2012), logró colocarse en el primer puesto de los más vendidos de tan señalado día, y probablemente, Eduardo Mendoza también consiguió una luxación en la muñeca de tanto firmar ejemplares, ya que había que coger número y  esperar en una cola bastante infinita  para conseguir que la firma del autor acabara en la primera página del libro. Sin duda alguna y después de haber terminado la novela, vale la pena la espera, vale la pena el dinero gastado y el seguir tirando de la cuerda de este detective sin nombre al que se le coge cariño desde la primera página.
El enredo de la bolsa y la vida es la cuarta parte de las aventuras de un alocado detective de poca monta, que ya empezó en 1979 con El misterio de la cripta embrujada. Su anónimo protagonista ha pasado sus días entrando y saliendo de un manicomio en el que se encontraba recluido por orden de la justicia. En los periodos de tiempo que estaba fuera de la institución se veía obligado a resolver misterios que le llevaban a situaciones disparatadas y rocambolescas, con aliados un tanto cutres y una sarta de disfraces que el protagonistas se saca de la manga a la primera oportunidad.
En esta nueva entrega de sus aventuras, encontramos a nuestro protagonista regentando la peluquería en la que lo dejamos en La aventura del tocador de señoras (tercera parte), agobiado por el calor y la crisis que asola el país, apenas tiene recursos para comer y su existencia es más bien monótona  hasta que se reencuentra con Rómulo el Guapo, compañero del manicomio, que le propone un último golpe. Nuestro peluquero favorito se niega a colaborar dada su honrada vida actual, pero es incapaz de mantenerse al margen cuando Rómulo desaparece sin dejar rastro. Con unos cómplices más bien cutrecillos, unos recursos más que limitados y presionado por la familia Siau que quieren convertir la peluquería en un restaurante chino, el protagonista de la historia es capaz de ir desatando los hilos de un caso que puede ocasionar un problema de coyuntura internacional.
Eduardo Mendoza, tras el ganar el Premio Planeta 2011 con Riña de gatos una novela con tintes de comedia aunque dejándonos un texto totalmente descafeinado y más plano del que nos tiene acostumbrados, ha vuelto con esta nueva novela que rescata la más pura esencia del autor, con enredos, situaciones imposibles, personajes de lo más disparatados y con este protagonista que a pesar del tiempo no ha perdido su frescura y su originalidad. Sin duda alguna una novela que gracias a su humor negro y altamente inteligente  logra despejarnos, de lectura rápida y distendida, pero con ese toque peculiar propio de Mendoza que no deja a nadie indiferente.
Colección:
El misterio de la cripta embrujada (1979)
El laberinto de las aceitunas (1982)
La aventura del tocador de señoras (2001)
El enredo de la bolsa y la vida (2012)
El extraño caso de la modelo extraviada (2015)

No hay comentarios:

Publicar un comentario